Category: Poker

Prosperidad Insuperable Asegurada

Prosperidad Insuperable Asegurada

Instrucción Asfgurada ap. Hamby, Prosperidaf and Aseguraa Challengers: From Gana recompensas fabulosas. Aunque las cosas vayan mal, siempre existe la esperanza de que pueda haber una solucin. Insupeable vida nos ha dado todo lo que necesitamos para triunfar y ser felices. El paradigma de desarrollo económico usado por China difiere mucho de lo usado por Estados Unidos, que depende del concepto de crecimiento económico que surge primordialmente de la inversión privada. Las recientes sanciones de EUA han sido eficazmente usadas contra Irán y Rusia

Prosperidad Insuperable Asegurada -

El mundo del trabajo, profundamente modificado por las modernas conquistas tecnológicas, ha alcanzado niveles extraordinarios de calidad, pero desafortunadamente registra también formas inéditas de precariedad, de explotación e incluso de esclavitud, en las mismas sociedades "opulentas".

En diversas áreas del planeta, el nivel de bienestar sigue creciendo, pero también aumenta peligrosamente el número de los nuevos pobres y se amplía, por diversas razones, la distancia entre los países menos desarrollados y los países ricos.

El libre mercado, que es un proceso económico con aspectos positivos, manifiesta sin embargo sus limitaciones. Por otra parte, el amor preferencial por los pobres representa una opción fundamental de la Iglesia, y Ella la propone a todos los hombres de buena voluntad.

Se advierte así que la Iglesia debe hacer oír su voz sobre las res novae , típicas de la época moderna, porque le corresponde invitar a todos a prodigarse para que se consolide cada vez con mayor firmeza una auténtica civilización, orientada hacia la búsqueda de un desarrollo humano integral y solidario.

Las actuales cuestiones culturales y sociales atañen sobre todo a los fieles laicos, llamados, como recuerda el Concilio Ecuménico Vaticano II, a ocuparse de las realidades temporales ordenándolas según Dios cf.

Lumen Gentium , Se comprende así, la importancia fundamental de la formación de los laicos, para que con la santidad de su vida y con la fuerza de su testimonio, contribuyan al progreso de la humanidad.

Este documento quiere ayudarles en su misión cotidiana. Además, es interesante hacer notar cómo muchos de los elementos aquí recogidos, son compartidos por las demás Iglesias y Comunidades eclesiales, así como por otras Religiones.

El texto ha sido elaborado en modo que pueda ser aprovechado no sólo ad intra , es decir por los católicos, sino también ad extra. En efecto, los hermanos con quienes estamos unidos por el mismo Bautismo, los seguidores de otras Religiones y todos los hombres de buena voluntad, pueden encontrar aquí inspiraciones para una reflexión fecunda y un impulso común para el desarrollo integral de todos los hombres y de todo el hombre.

El Santo Padre confía que el presente documento ayude a la humanidad en la búsqueda diligente del bien común, e invoca las bendiciones de Dios sobre cuantos se detendrán a reflexionar en las enseñanzas de esta publicación. Al expresarle también mi personal deseo por el éxito de esta obra, me congratulo con Vuestra Eminencia y con los Colaboradores del Pontificio Consejo « Justicia y Paz » por el importante trabajo realizado, mientras que con sentimientos de especial estima me es grato confirmarme.

Devotísimo suyo en el Señor Angelo Card. Sodano Secretario de Estado. Tengo el agrado de presentar el documento Compendio de la doctrina social de la Iglesia , elaborado, según el encargo recibido del Santo Padre Juan Pablo II, para exponer de manera sintética, pero exhaustiva, la enseñanza social de la Iglesia.

Transformar la realidad social con la fuerza del Evangelio, testimoniada por mujeres y hombres fieles a Jesucristo, ha sido siempre un desafío y lo es aún, al inicio del tercer milenio de la era cristiana.

El anuncio de Jesucristo, « buena nueva » de salvación, de amor, de justicia y de paz, no encuentra fácil acogida en el mundo de hoy, todavía devastado por guerras, miseria e injusticias; es precisamente por esto que el hombre de nuestro tiempo tiene más que nunca necesidad del Evangelio: de la fe que salva, de la esperanza que ilumina, de la caridad que ama.

La Iglesia, experta en humanidad, en una espera confiada y al mismo tiempo laboriosa, continúa mirando hacia los « nuevos cielos » y la « nueva tierra » 2 P 3,13 , e indicándoselos a cada hombre, para ayudarle a vivir su vida en la dimensión del sentido auténtico. La lectura de estas páginas se propone ante todo para sostener y animar la acción de los cristianos en campo social, especialmente de los fieles laicos, de los cuales este ámbito es propio; toda su vida debe calificarse como una obra fecunda de evangelización.

Cada creyente debe aprender ante todo a obedecer al Señor con la fortaleza de la fe, a ejemplo de San Pedro: « Maestro hemos estado bregando toda la noche y no hemos pescado nada; pero, en tu palabra, echaré las redes » Lc 5,5.

Todo lector de « buena voluntad » podrá conocer los motivos que impulsan a la Iglesia a intervenir con una doctrina en campo social, a primera vista fuera de su competencia, y las razones para un encuentro, un diálogo, una colaboración al servicio del bien común.

Mi predecesor, el llorado y venerado Cardenal François-Xavier Nguyên Van Thuân, guió sabiamente, con constancia y clarividencia, la compleja fase preparatoria de este documento; la enfermedad le impidió concluirla con la publicación.

Esta obra a mí confiada, y ahora ofrecida a los lectores, lleva por tanto el sello de un gran testigo de la Cruz, fuerte en la fe durante los años oscuros y terribles del Viêt Nam. Él sabrá acoger nuestra gratitud por todo su precioso trabajo, realizado con amor y dedicación, y bendecir a todos aquellos que se detendrán a reflexionar sobre estas páginas.

Invoco la intercesión de San José, Custodio del Redentor y Esposo de la Siempre Virgen María, Patrono de la Iglesia Universal y del trabajo, para que este texto pueda dar frutos abundantes en la vida social como instrumento de anuncio evangélico, de justicia y de paz.

a Al alba del tercer milenio. Jn 10,9 que hemos cruzado durante el Gran Jubileo del año Jn 14,6 : contemplando el Rostro del Señor, confirmamos nuestra fe y nuestra esperanza en Él, único Salvador y fin de la historia.

La Iglesia sigue interpelando a todos los pueblos y a todas las Naciones, porque sólo en el nombre de Cristo se da al hombre la salvación. La salvación que nos ha ganado el Señor Jesús, y por la que ha pagado un alto precio cf.

Porque vendrá un tiempo en que los hombres no soportarán la doctrina sana, sino que, arrastrados por sus propias pasiones, se harán con un montón de maestros por el prurito de oír novedades; apartarán sus oídos de la verdad y se volverán a las fábulas.

Tú, en cambio, pórtate en todo con prudencia, soporta los sufrimientos, realiza la función de evangelizador, desempeña a la perfección tu ministerio » 2 Tm 4, En efecto, cuando la Iglesia « cumple su misión de anunciar el Evangelio, enseña al hombre, en nombre de Cristo, su dignidad propia y su vocación a la comunión de las personas; y le descubre las exigencias de la justicia y de la paz, conformes a la sabiduría divina ».

La ley nueva del amor abarca la humanidad entera y no conoce fronteras, porque el anuncio de la salvación en Cristo se extiende «hasta los confines de la tierra» Hch 1,8.

Los hombres renovados por el amor de Dios son capaces de cambiar las reglas, la calidad de las relaciones y las estructuras sociales: son personas capaces de llevar paz donde hay conflictos, de construir y cultivar relaciones fraternas donde hay odio, de buscar la justicia donde domina la explotación del hombre por el hombre.

Sólo el amor es capaz de transformar de modo radical las relaciones que los seres humanos tienen entre sí. Desde esta perspectiva, todo hombre de buena voluntad puede entrever los vastos horizontes de la justicia y del desarrollo humano en la verdad y en el bien.

Existen muchos hermanos necesitados que esperan ayuda, muchos oprimidos que esperan justicia, muchos desocupados que esperan trabajo, muchos pueblos que esperan respeto: « ¿Cómo es posible que, en nuestro tiempo, haya todavía quien se muere de hambre; quién está condenado al analfabetismo; quién carece de la asistencia médica más elemental; quién no tiene techo donde cobijarse?

El panorama de la pobreza puede extenderse indefinidamente, si a las antiguas añadimos las nuevas pobrezas, que afectan a menudo a ambientes y grupos no carentes de recursos económicos, pero expuestos a la desesperación del sin sentido, a la insidia de la droga, al abandono en la edad avanzada o en la enfermedad, a la marginación o a la discriminación social La humanidad comprende cada vez con mayor claridad que se halla ligada por un destino único que exige asumir la responsabilidad en común, inspirada por un humanismo integral y solidario : ve que esta unidad de destino con frecuencia está condicionada e incluso impuesta por la técnica o por la economía y percibe la necesidad de una mayor conciencia moral que oriente el camino común.

Estupefactos ante las múltiples innovaciones tecnológicas, los hombres de nuestro tiempo desean ardientemente que el progreso esté orientado al verdadero bien de la humanidad de hoy y del mañana. b El significado del documento.

Difundir esta doctrina constituye, por tanto, una verdadera prioridad pastoral , para que las personas, iluminadas por ella, sean capaces de interpretar la realidad de hoy y de buscar caminos apropiados para la acción: « La enseñanza y la difusión de esta doctrina social forma parte de la misión evangelizadora de la Iglesia ».

En esta perspectiva, se consideró muy útil la publicación de un documento que ilustrase las líneas fundamentales de la doctrina social de la Iglesia y la relación existente entre esta doctrina y la nueva evangelización.

Los aspectos teológicos, filosóficos, morales, culturales y pastorales más relevantes de esta enseñanza se presentan aquí orgánicamente en relación a las cuestiones sociales.

De este modo se atestigua la fecundidad del encuentro entre el Evangelio y los problemas que el hombre afronta en su camino histórico. En el estudio del Compendio convendrá tener presente que las citas de los textos del Magisterio pertenecen a documentos de diversa autoridad.

Junto a los documentos conciliares y a las encíclicas, figuran también discursos de los Pontífices o documentos elaborados por los Dicasterios de la Santa Sede.

Como es sabido, pero parece oportuno subrayarlo, el lector debe ser consciente que se trata de diferentes grados de enseñanza. El documento, que se limita a ofrecer una exposición de las líneas fundamentales de la doctrina social, deja a las Conferencias Episcopales la responsabilidad de hacer las oportunas aplicaciones requeridas por las diversas situaciones locales.

Este cuadro permite afrontar adecuadamente las cuestiones sociales de nuestro tiempo, que exigen ser tomadas en consideración con una visión de conjunto, porque son cuestiones que están caracterizadas por una interconexión cada vez mayor, que se condicionan mutuamente y que conciernen cada vez más a toda la familia humana.

La exposición de los principios de la doctrina social pretende sugerir un método orgánico en la búsqueda de soluciones a los problemas, para que el discernimiento, el juicio y las opciones respondan a la realidad y para que la solidaridad y la esperanza puedan incidir eficazmente también en las complejas situaciones actuales.

Los principios se exigen y se iluminan mutuamente, ya que son una expresión de la antropología cristiana, 8 fruto de la Revelación del amor que Dios tiene por la persona humana. Considérese debidamente, sin embargo, que el transcurso del tiempo y el cambio de los contextos sociales requerirán una reflexión constante y actualizada sobre los diversos temas aquí expuestos, para interpretar los nuevos signos de los tiempos.

De él podrá surgir un compromiso nuevo, capaz de responder a las exigencias de nuestro tiempo, adaptado a las necesidades y los recursos del hombre; pero sobre todo, el anhelo de valorar, en una nueva perspectiva, la vocación propia de los diversos carismas eclesiales con vistas a la evangelización de lo social, porque « todos los miembros de la Iglesia son partícipes de su dimensión secular ».

Pertenece, en efecto, a su « munus docendi » enseñar que « según el designio de Dios Creador, las mismas cosas terrenas y las instituciones humanas se ordenan también a la salvación de los hombres, y, por ende, pueden contribuir no poco a la edificación del Cuerpo de Cristo ».

Los fieles laicos , que buscan el Reino de los Cielos « gestionando los asuntos temporales y ordenándolos según Dios » , 11 encontrarán luces para su compromiso específico. Las comunidades cristianas podrán utilizar este documento para analizar objetivamente las situaciones, clarificarlas a la luz de las palabras inmutables del Evangelio, recabar principios de reflexión, criterios de juicio y orientaciones para la acción.

Es un tesoro de cosas nuevas y antiguas cf. Mt 13,52 , que la Iglesia quiere compartir, para agradecer a Dios, de quien « desciende toda dádiva buena y todo don perfecto » St 1, Constituye un signo de esperanza el hecho que hoy las religiones y las culturas manifiesten disponibilidad al diálogo y adviertan la urgencia de unir los propios esfuerzos para favorecer la justicia, la fraternidad, la paz y el crecimiento de la persona humana.

La Iglesia Católica une en particular el propio compromiso al que ya llevan a cabo en el campo social las demás Iglesias y Comunidades Eclesiales, tanto en el ámbito de la reflexión doctrinal como en el ámbito práctico.

Con ellas, la Iglesia Católica está convencida que de la herencia común de las enseñanzas sociales custodiadas por la tradición viva del pueblo de Dios derivan estímulos y orientaciones para una colaboración cada vez más estrecha en la promoción de la justicia y de la paz.

c Al servicio de la verdad plena del hombre. Ex 33,11; Jn 15, , y trata con ellos cf. Bar 3,38 ». Sólo desea una cosa: continuar, bajo la guía del Espíritu, la obra misma de Cristo, quien vino al mundo para dar testimonio de la verdad, para salvar y no para juzgar, para servir y no para ser servido ».

Hundiendo sus raíces en un pasado con frecuencia milenario, éstas se manifiestan en la religión, la filosofía y el genio poético de todo tiempo y de todo Pueblo, ofreciendo interpretaciones del universo y de la convivencia humana, tratando de dar un sentido a la existencia y al misterio que la envuelve.

Estas preguntas de fondo caracterizan el recorrido de la existencia humana. El significado profundo de la existencia humana, en efecto, se revela en la libre búsqueda de la verdad, capaz de ofrecer dirección y plenitud a la vida , búsqueda a la que estos interrogantes instan incesantemente la inteligencia y la voluntad del hombre.

Éstos expresan la naturaleza humana en su nivel más alto, porque involucran a la persona en una respuesta que mide la profundidad de su empeño con la propia existencia. En efecto, la religiosidad representa la expresión más elevada de la persona humana, porque es el culmen de su naturaleza racional.

Brota de la aspiración profunda del hombre a la verdad y está a la base de la búsqueda libre y personal que el hombre realiza sobre lo divino ».

El primero de los grandes desafíos, que la humanidad enfrenta hoy, es el de la verdad misma del ser-hombre. El límite y la relación entre naturaleza, técnica y moral son cuestiones que interpelan fuertemente la responsabilidad personal y colectiva en relación a los comportamientos que se deben adoptar respecto a lo que el hombre es, a lo que puede hacer y a lo que debe ser.

Un segundo desafío es el que presenta la comprensión y la gestión del pluralismo y de las diferencias en todos los ámbitos: de pensamiento, de opción moral, de cultura, de adhesión religiosa, de filosofía del desarrollo humano y social.

El tercer desafío es la globalización , que tiene un significado más amplio y más profundo que el simplemente económico, porque en la historia se ha abierto una nueva época, que atañe al destino de la humanidad.

Contribuyen a esta búsqueda con su testimonio generoso del don que la humanidad ha recibido : Dios le ha dirigido su Palabra a lo largo de la historia, más aún, Él mismo ha entrado en ella para dialogar con la humanidad y para revelarle su plan de salvación, de justicia y de fraternidad.

En su Hijo, Jesucristo, hecho hombre, Dios nos ha liberado del pecado y nos ha indicado el camino que debemos recorrer y la meta hacia la cual dirigirse. d Bajo el signo de la solidaridad, del respeto y del amor. Vive en el mundo y, sin ser del mundo cf.

Jn 17, , está llamada a servirlo siguiendo su propia e íntima vocación. Esta actitud —que se puede hallar también en el presente documento— está sostenida por la convicción profunda de que para el mundo es importante reconocer a la Iglesia como realidad y fermento de la historia, así como para la Iglesia lo es no ignorar lo mucho que ha recibido de la historia y de la evolución del género humano.

Es la persona del hombre la que hay que salvar. Es la sociedad humana la que hay que renovar ». Este humanismo podrá ser realizado si cada hombre y mujer y sus comunidades saben cultivar en sí mismos las virtudes morales y sociales y difundirlas en la sociedad, «de forma que se conviertan verdaderamente en hombres nuevos y en creadores de una nueva humanidad con el auxilio necesario de la divina gracia».

Centesimus annus , CAPÍTULO PRIMERO. a La cercanía gratuita de Dios. Dios aparece, por una parte, como origen de lo que es , como presencia que garantiza a los hombres, socialmente organizados, las condiciones fundamentales de vida, poniendo a su disposición los bienes necesarios; por otra parte aparece también como medida de lo que debe ser , como presencia que interpela la acción humana —tanto en el plano personal como en el plano social—, acerca del uso de esos mismos bienes en la relación con los demás hombres.

En toda experiencia religiosa, por tanto, se revelan como elementos importantes, tanto la dimensión del don y de la gratuidad , captada como algo que subyace a la experiencia que la persona humana hace de su existir junto con los demás en el mundo, como las repercusiones de esta dimensión sobre la conciencia del hombre, que se siente interpelado a administrar convivial y responsablemente el don recibido.

Testimonio de esto es el reconocimiento universal de la regla de oro , con la que se expresa, en el plano de las relaciones humanas, la interpelación que llega al hombre del Misterio: « Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos » Mt 7, Esta Revelación responde de un modo inesperado y sorprendente a la búsqueda humana de lo divino, gracias a las acciones históricas, puntuales e incisivas, en las que se manifiesta el amor de Dios por el hombre.

Según el libro del Éxodo , el Señor dirige a Moisés estas palabras: « Bien vista tengo la aflicción de mi pueblo en Egipto, y he escuchado su clamor en presencia de sus opresores; pues ya conozco sus sufrimientos. He bajado para librarle de la mano de los egipcios y para subirle de esta tierra a una tierra buena y espaciosa; a una tierra que mana leche y miel » Ex 3, La cercanía gratuita de Dios —a la que alude su mismo Nombre, que Él revela a Moisés, « Yo soy el que soy » Ex 3,14 —, se manifiesta en la liberación de la esclavitud y en la promesa, que se convierte en acción histórica, de la que se origina el proceso de identificación colectiva del pueblo del Señor, a través de la conquista de la libertad y de la tierra que Dios le dona.

En el monte Sinaí, la iniciativa de Dios se plasma en la Alianza con su pueblo, al que da el Decálogo de los mandamientos revelados por el Señor cf. Ex Las « diez palabras » Ex 34,28; cf. Dt 4,13; 10,4 « expresan las implicaciones de la pertenencia a Dios instituida por la Alianza.

La existencia moral es respuesta a la iniciativa amorosa del Señor. Es reconocimiento, homenaje a Dios y culto de acción de gracias. Es cooperación con el designio que Dios se propone en la historia ».

Los diez mandamientos, que constituyen un extraordinario camino de vida e indican las condiciones más seguras para una existencia liberada de la esclavitud del pecado, contienen una expresión privilegiada de la ley natural.

Ponen de relieve los deberes esenciales y, por tanto indirectamente, los derechos fundamentales inherentes a la naturaleza de la persona humana ». Recordados por Jesús al joven rico del Evangelio cf. Mt 19,18 , los diez mandamientos « constituyen las reglas primordiales de toda vida social ».

Estas últimas están reguladas especialmente por lo que ha sido llamado el derecho del pobre: « Si hay junto a ti algún pobre de entre tus hermanos no endurecerás tu corazón ni cerrarás tu mano a tu hermano pobre, sino que le abrirás tu mano y le prestarás lo que necesite para remediar su indigencia » Dt 15, Todo esto vale también con respecto al forastero: « Cuando un forastero resida junto a ti, en vuestra tierra, no le molestéis.

Al forastero que reside junto a vosotros, le miraréis como a uno de vuestro pueblo y lo amarás como a ti mismo; pues forasteros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto. Yo, Yahveh, vuestro Dios » Lv 19, El don de la liberación y de la tierra prometida, la Alianza del Sinaí y el Decálogo , están, por tanto, íntimamente unidos por una praxis que debe regular el desarrollo de la sociedad israelita en la justicia y en la solidaridad.

Es una ley que prescribe, además del reposo de los campos, la condonación de las deudas y una liberación general de las personas y de los bienes: cada uno puede regresar a su familia de origen y recuperar su patrimonio.

Esta legislación indica que el acontecimiento salvífico del éxodo y la fidelidad a la Alianza representan no sólo el principio que sirve de fundamento a la vida social, política y económica de Israel, sino también el principio regulador de las cuestiones relativas a la pobreza económica y a la injusticia social.

Se trata de un principio invocado para transformar continuamente y desde dentro la vida del pueblo de la Alianza, para hacerla conforme al designio de Dios. Para eliminar las discriminaciones y las desigualdades provocadas por la evolución socioeconómica, cada siete años la memoria del éxodo y de la Alianza se traduce en términos sociales y jurídicos, de modo que las cuestiones de la propiedad, de las deudas, de los servicios y de los bienes, adquieran su significado más profundo.

Estos principios se convierten en el fulcro de la predicación profética, que busca interiorizarlos. El Espíritu de Dios, infundido en el corazón del hombre —anuncian los Profetas— hará arraigar en él los mismos sentimientos de justicia y de misericordia que moran en el corazón del Señor cf.

Jr 31,33 y Ez 36, De este modo, la voluntad de Dios, expresada en el Decálogo del Sinaí, podrá enraizarse de manera creativa en el interior del hombre.

Este proceso de interiorización conlleva una mayor profundidad y un mayor realismo en la acción social, y hace posible la progresiva universalización de la actitud de justicia y solidaridad, que el pueblo de la Alianza está llamado a realizar con todos los hombres, de todo pueblo y Nación.

b Principio de la creación y acción gratuita de Dios. En el Credo de Israel, afirmar que Dios es Creador no significa solamente expresar una convicción teorética, sino también captar el horizonte original del actuar gratuito y misericordioso del Señor en favor del hombre.

Él, en efecto, libremente da el ser y la vida a todo lo que existe. El hombre y la mujer, creados a su imagen y semejanza cf. Gn 1, , están por eso mismo llamados a ser el signo visible y el instrumento eficaz de la gratuidad divina en el jardín en que Dios los ha puesto como cultivadores y guardianes de los bienes de la creación.

La narración del pecado de los orígenes cf. Gn 3, , en efecto, describe la tentación permanente y, al mismo tiempo, la situación de desorden en que la humanidad se encuentra tras la caída de nuestros primeros padres.

Desobedecer a Dios significa apartarse de su mirada de amor y querer administrar por cuenta propia la existencia y el actuar en el mundo. La ruptura de la relación de comunión con Dios provoca la ruptura de la unidad interior de la persona humana, de la relación de comunión entre el hombre y la mujer y de la relación armoniosa entre los hombres y las demás criaturas.

a En Jesucristo se cumple el acontecimiento decisivo de la historia de Dios con los hombres. En la narración de Lucas, Jesús describe su ministerio mesiánico con las palabras de Isaías que reclaman el significado profético del jubileo: « El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor » 4,; cf.

Is 61, Jesús se sitúa, pues, en la línea del cumplimiento, no sólo porque lleva a cabo lo que había sido prometido y era esperado por Israel, sino también, en un sentido más profundo, porque en Él se cumple el evento decisivo de la historia de Dios con los hombres.

Jesús, en efecto, proclama: « El que me ha visto a mí, ha visto al Padre » Jn 14,9. Expresado con otras palabras, Jesús manifiesta tangiblemente y de modo definitivo quién es Dios y cómo se comporta con los hombres.

El Nuevo Testamento nos permite penetrar en la experiencia que Jesús mismo vive y comunica del amor de Dios su Padre —Abbá— y, por tanto, en el corazón mismo de la vida divina.

Jesús anuncia la misericordia liberadora de Dios en relación con aquellos que encuentra en su camino, comenzando por los pobres, los marginados, los pecadores, e invita a seguirlo porque Él es el primero que, de modo totalmente único, obedece al designio de amor de Dios como su enviado en el mundo.

La conciencia que Jesús tiene de ser el Hijo expresa precisamente esta experiencia originaria. El Hijo ha recibido todo, y gratuitamente, del Padre: « Todo lo que tiene el Padre es mío » Jn 16,15 ; Él, a su vez, tiene la misión de hacer partícipes de este don y de esta relación filial a todos los hombres: « No os llamo ya siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a vosotros os he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer » Jn 15, Reconocer el amor del Padre significa para Jesús inspirar su acción en la misma gratuidad y misericordia de Dios, generadoras de vida nueva, y convertirse así, con su misma existencia, en ejemplo y modelo para sus discípulos.

Estos están llamados a vivir como Él y, después de su Pascua de muerte y resurrección, a vivir en Él y de Él , gracias al don sobreabundante del Espíritu Santo, el Consolador que interioriza en los corazones el estilo de vida de Cristo mismo.

b La revelación del Amor trinitario. Rm 8,26 , capta en la luz de la revelación plena del Amor trinitario ofrecida por la Pascua de Jesucristo, el significado último de la Encarnación del Hijo y de su misión entre los hombres.

San Pablo escribe: « Si Dios está por nosotros ¿quién contra nosotros? El que no perdonó ni a su propio Hijo, antes bien le entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará con él graciosamente todas las cosas?

Un lenguaje semejante usa también San Juan: « En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados » 1 Jn 4, Dios es Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, realmente distintos y realmente uno, porque son comunión infinita de amor.

El amor gratuito de Dios por la humanidad se revela, ante todo, como amor fontal del Padre, de quien todo proviene; como comunicación gratuita que el Hijo hace de este amor, volviéndose a entregar al Padre y entregándose a los hombres; como fecundidad siempre nueva del amor divino que el Espíritu Santo infunde en el corazón de los hombres cf.

Rm 5,5. Con las palabras y con las obras y, de forma plena y definitiva, con su muerte y resurrección , 30 Jesucristo revela a la humanidad que Dios es Padre y que todos estamos llamados por gracia a hacernos hijos suyos en el Espíritu cf.

Rm 8,15; Ga 4,6 , y por tanto hermanos y hermanas entre nosotros. Por esta razón la Iglesia cree firmemente « que la clave, el centro y el fin de toda la historia humana se halla en su Señor y Maestro ».

A Dios nadie le ha visto nunca. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor ha llegado en nosotros a su plenitud » 1 Jn 4, La reciprocidad del amor es exigida por el mandamiento que Jesús define nuevo y suyo: « como yo os he amado, así amaos también vosotros los unos a los otros » Jn 13, El mandamiento del amor recíproco traza el camino para vivir en Cristo la vida trinitaria en la Iglesia, Cuerpo de Cristo, y transformar con Él la historia hasta su plenitud en la Jerusalén celeste.

cuyo vértice es el mandamiento del amor ». LA PERSONA HUMANA EN EL DESIGNIO DE AMOR DE DIOS. a El Amor trinitario, origen y meta de la persona humana.

Esta revelación ilumina la dignidad y la libertad personal del hombre y de la mujer y la intrínseca sociabilidad humana en toda su profundidad : « Ser persona a imagen y semejanza de Dios comporta En la comunión de amor que es Dios, en la que las tres Personas divinas se aman recíprocamente y son el Único Dios, la persona humana está llamada a descubrir el origen y la meta de su existencia y de la historia.

Los Padres Conciliares, en la Constitución pastoral « Gaudium et spes », enseñan que « el Señor, cuando ruega al Padre que todos sean uno, como nosotros también somos uno Jn 17, , abriendo perspectivas cerradas a la razón humana, sugiere una cierta semejanza entre la unión de las personas divinas y la unión de los hijos de Dios en la verdad y en la caridad.

Esta semejanza demuestra que el hombre, única criatura terrestre a la que Dios ha amado por sí mismo, no puede encontrar su propia plenitud si no es en la entrega sincera de sí mismo a los demás cf.

Lc 17,33 ». La persona humana ha sido creada por Dios, amada y salvada en Jesucristo, y se realiza entretejiendo múltiples relaciones de amor, de justicia y de solidaridad con las demás personas, mientras va desarrollando su multiforme actividad en el mundo.

El actuar humano, cuando tiende a promover la dignidad y la vocación integral de la persona, la calidad de sus condiciones de existencia, el encuentro y la solidaridad de los pueblos y de las Naciones, es conforme al designio de Dios, que no deja nunca de mostrar su Amor y su Providencia para con sus hijos.

Nos dicen que la creación del hombre y de la mujer es un acto libre y gratuito de Dios; que el hombre y la mujer constituyen, por su libertad e inteligencia, el tú creado de Dios y que solamente en la relación con Él pueden descubrir y realizar el significado auténtico y pleno de su vida personal y social; que ellos, precisamente en su complementariedad y reciprocidad, son imagen del Amor trinitario en el universo creado; que a ellos, como cima de la creación, el Creador les confía la tarea de ordenar la naturaleza creada según su designio cf.

Gn 1, Esta visión de la persona humana, de la sociedad y de la historia hunde sus raíces en Dios y está iluminada por la realización de su designio de salvación. b La salvación cristiana: para todos los hombres y de todo el hombre.

Concierne a la persona humana en todas sus dimensiones: personal y social, espiritual y corpórea, histórica y trascendente. Comienza a realizarse ya en la historia, porque lo creado es bueno y querido por Dios y porque el Hijo de Dios se ha hecho uno de nosotros.

Rm 8 , seremos llamados a participar en la resurrección de Cristo y en la comunión eterna de vida con el Padre, en el gozo del Espíritu Santo. Esta perspectiva indica precisamente el error y el engaño de las visiones puramente inmanentistas del sentido de la historia y de las pretensiones de autosalvación del hombre.

En eso consiste la fe, por la cual « el hombre se entrega entera y libremente a Dios », 40 respondiendo al Amor precedente y sobreabundante de Dios cf. El plan divino de salvación no coloca a la criatura humana en un estado de mera pasividad o de minoría de edad respecto a su Creador, porque la relación con Dios, que Jesucristo nos manifiesta y en la cual nos introduce gratuitamente por obra del Espíritu Santo, es una relación de filiación: la misma que Jesús vive con respecto al Padre cf.

Jn ; Ga 4, Es algo que la universal búsqueda humana de verdad y de sentido ha intuido, si bien de manera confusa y no sin errores; y que constituye la estructura fundante de la Alianza de Dios con Israel, como lo atestiguan las tablas de la Ley y la predicación profética.

Este nexo se expresa con claridad y en una síntesis perfecta en la enseñanza de Jesucristo y ha sido confirmado definitivamente por el testimonio supremo del don de su vida, en obediencia a la voluntad del Padre y por amor a los hermanos.

Al escriba que le pregunta: « ¿cuál es el primero de todos los mandamientos? El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos » Mc 12, En el corazón de la persona humana se entrelazan indisolublemente la relación con Dios, reconocido como Creador y Padre, fuente y cumplimiento de la vida y de la salvación, y la apertura al amor concreto hacia el hombre, que debe ser tratado como otro yo, aun cuando sea un enemigo cf.

Mt 5, En la dimensión interior del hombre radica, en definitiva, el compromiso por la justicia y la solidaridad, para la edificación de una vida social, económica y política conforme al designio de Dios.

c El discípulo de Cristo como nueva criatura. En cuanto nueva criatura, es capaz mediante la gracia de caminar según « una vida nueva » Rm 6,4. Es un caminar que « vale no solamente para los cristianos, sino también para todos los hombres de buena voluntad, en cuyo corazón obra la gracia de modo invisible.

Cristo murió por todos, y la vocación suprema del hombre en realidad es una sola, es decir, la divina. En consecuencia, debemos creer que el Espíritu Santo ofrece a todos la posibilidad de que, en la forma de solo Dios conocida, se asocien a este misterio pascual ».

La prioridad reconocida a la conversión del corazón no elimina en modo alguno, sino, al contrario, impone la obligación de introducir en las instituciones y condiciones de vida, cuando inducen al pecado, las mejoras convenientes para que aquéllas se conformen a las normas de la justicia y favorezcan el bien en lugar de oponerse a él ».

Cuanto más humana y caritativa sea nuestra comprensión íntima de su manera de sentir, mayor será la facilidad para establecer con ellos el diálogo ». Pues de Dios las recibe y las mira y respeta como objetos salidos de las manos de Dios.

Dándole gracias por ellas al Bienhechor y usando y gozando de las criaturas en pobreza y con libertad de espíritu, entra de veras en posesión del mundo como quien nada tiene y es dueño de todo: Todo es vuestro; vosotros sois de Cristo, y Cristo es de Dios 1 Co 3, ».

d Trascendencia de la salvación y autonomía de las realidades terrenas. El misterio de la infinita cercanía de Dios al hombre —realizado en la Encarnación de Jesucristo, que llega hasta el abandono de la cruz y la muerte— muestra que lo humano cuanto más se contempla a la luz del designio de Dios y se vive en comunión con Él, tanto más se potencia y libera en su identidad y en la misma libertad que le es propia.

La participación en la vida filial de Cristo, hecha posible por la Encarnación y por el don pascual del Espíritu, lejos de mortificar, tiene el efecto de liberar la verdadera identidad y la consistencia autónoma de los seres humanos, en todas sus expresiones.

Esta perspectiva orienta hacia una visión correcta de las realidades terrenas y de su autonomía , como bien señaló la enseñanza del Concilio Vaticano II: « Si por autonomía de la realidad terrena se quiere decir que las cosas creadas y la sociedad misma gozan de propias leyes y valores, que el hombre ha de descubrir, emplear y ordenar poco a poco, es absolutamente legítima esta exigencia de autonomía y responde a la voluntad del Creador.

Pues, por la propia naturaleza de la creación, todas las cosas están dotadas de consistencia, verdad y bondad propias y de un propio orden regulado, que el hombre debe respetar con el reconocimiento de la metodología particular de cada ciencia o arte ».

En una visión universal del amor de Dios que alcanza todo cuanto existe, Dios mismo se nos ha revelado en Cristo como Padre y dador de vida, y el hombre como aquel que, en Cristo, lo recibe todo de Dios como don, con humildad y libertad, y todo verdaderamente lo posee como suyo, cuando sabe y vive todas las cosas como venidas de Dios, por Dios creadas y a Dios destinadas.

A este propósito, el Concilio Vaticano II enseña: « Pero si autonomía de lo temporal quiere decir que la realidad creada es independiente de Dios y que los hombres pueden usarla sin referencia al Creador, no hay creyente alguno a quien se le escape la falsedad envuelta en tales palabras.

La criatura sin el Creador desaparece ». En cuanto persona, puede darse a otra persona o a otras personas y, por último, a Dios, que es el autor de su ser y el único que puede acoger plenamente su donación ». Está alienada una sociedad que, en sus formas de organización social, de producción y consumo, hace más difícil la realización de esta donación y la formación de esa solidaridad interhumana ».

Por otra parte, toda realización cultural, social, económica y política, en la que se actúa históricamente la sociabilidad de la persona y su actividad transformadora del universo, debe considerarse siempre en su aspecto de realidad relativa y provisional , porque « la apariencia de este mundo pasa » 1 Co 7, Se trata de una relatividad escatológica, en el sentido de que el hombre y el mundo se dirigen hacia una meta, que es el cumplimiento de su destino en Dios; y de una relatividad teológica, en cuanto el don de Dios, a través del cual se cumplirá el destino definitivo de la humanidad y de la creación, supera infinitamente las posibilidades y las aspiraciones del hombre.

Cualquier visión totalitaria de la sociedad y del Estado y cualquier ideología puramente intramundana del progreso son contrarias a la verdad integral de la persona humana y al designio de Dios sobre la historia.

DESIGNIO DE DIOS Y MISIÓN DE LA IGLESIA. a La Iglesia, signo y salvaguardia de la trascendencia de la persona humana.

El fin de la salvación, el Reino de Dios, incluye a todos los hombres y se realizará plenamente más allá de la historia, en Dios. La Iglesia ha recibido « la misión de anunciar el reino de Cristo y de Dios e instaurarlo en todos los pueblos, y constituye en la tierra el germen y el principio de ese reino ».

Jn 3,8 ; pero además hay que decir que esta dimensión temporal del Reino es incompleta si no está en coordinación con el Reino de Cristo, presente en la Iglesia y en tensión hacia la plenitud escatológica ».

Con la predicación del Evangelio, la gracia de los sacramentos y la experiencia de la comunión fraterna, la Iglesia « cura y eleva la dignidad de la persona, consolida la firmeza de la sociedad y concede a la actividad diaria de la humanidad un sentido y una significación mucho más profundos ».

El Reino se manifiesta, más bien, en el desarrollo de una sociabilidad humana que sea para los hombres levadura de realización integral, de justicia y de solidaridad, abierta al Trascendente como término de referencia para el propio y definitivo cumplimiento personal.

b Iglesia, Reino de Dios y renovación de las relaciones sociales. Como enseña el apóstol Pablo, la vida en Cristo hace brotar de forma plena y nueva la identidad y la sociabilidad de la persona humana, con sus consecuencias concretas en el plano histórico: « Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús.

En efecto, todos los bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo: ya no hay judío ni griego; ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús » Ga 3, Desde esta perspectiva, las comunidades eclesiales, convocadas por el mensaje de Jesucristo y reunidas en el Espíritu Santo en torno a Él, resucitado cf.

Mt 18,20; 28, ; Lc 24, , se proponen como lugares de comunión, de testimonio y de misión y como fermento de redención y de transformación de las relaciones sociales. La predicación del Evangelio de Jesús induce a los discípulos a anticipar el futuro renovando las relaciones recíprocas.

Se trata, más bien, de una tarea confiada a la comunidad cristiana, que la debe elaborar y realizar a través de la reflexión y la praxis inspiradas en el Evangelio.

Es el mismo Espíritu del Señor, que conduce al pueblo de Dios y a la vez llena el universo, 63 el que inspira, en cada momento , soluciones nuevas y actuales a la creatividad responsable de los hombres, 64 a la comunidad de los cristianos inserta en el mundo y en la historia y por ello abierta al diálogo con todas las personas de buena voluntad, en la búsqueda común de los gérmenes de verdad y de libertad diseminados en el vasto campo de la humanidad.

Rm 2, e iluminada escatológicamente por Jesucristo. Así, pues, a los que creen en la caridad divina les da la certeza de que abrir a todos los hombres los caminos del amor y esforzarse por instaurar la fraternidad universal no son cosas inútiles ».

En síntesis, es el mismo misterio de Dios, el Amor trinitario, que funda el significado y el valor de la persona, de la sociabilidad y del actuar del hombre en el mundo, en cuanto que ha sido revelado y participado a la humanidad, por medio de Jesucristo, en su Espíritu. A esta exigencia, la doctrina social de la Iglesia quiere ofrecer las respuestas que los signos de los tiempos reclaman, indicando ante todo en el amor recíproco entre los hombres, bajo la mirada de Dios, el instrumento más potente de cambio, a nivel personal y social.

El amor recíproco, en efecto, en la participación del amor infinito de Dios, es el auténtico fin, histórico y trascendente, de la humanidad. Por tanto, « aunque hay que distinguir cuidadosamente progreso temporal y crecimiento del reino de Cristo, sin embargo, el primero, en cuanto puede contribuir a ordenar mejor la sociedad humana, interesa en gran medida al reino de Dios ».

c Cielos nuevos y tierra nueva. Entonces resonarán para todos, con toda su solemne verdad, las palabras de Cristo: « Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.

Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme en verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis » Mt 25, El actuar humano en la historia es de por sí significativo y eficaz para la instauración definitiva del Reino, aunque éste no deja de ser don de Dios, plenamente trascendente.

Este actuar, cuando respeta el orden objetivo de la realidad temporal y está iluminado por la verdad y por la caridad, se convierte en instrumento para una realización cada vez más plena e íntegra de la justicia y de la paz y anticipa en el presente el Reino prometido.

Al conformarse con Cristo Redentor, el hombre se percibe como criatura querida por Dios y eternamente elegida por Él, llamada a la gracia y a la gloria, en toda la plenitud del misterio del que se ha vuelto partícipe en Jesucristo.

Mt 25, d María y su « fiat » al designio de amor de Dios. Ella, con su « fiat » al designio de amor de Dios cf. Lc 1,38 , en nombre de toda la humanidad, acoge en la historia al enviado del Padre, al Salvador de los hombres: en el canto del « Magnificat » proclama el advenimiento del Misterio de la Salvación, la venida del « Mesías de los pobres » cf.

Is 11,4; 61,1. El Dios de la Alianza, cantado en el júbilo de su espíritu por la Virgen de Nazaret, es Aquel que derriba a los poderosos de sus tronos y exalta a los humildes, colma de bienes a los hambrientos y despide a los ricos con las manos vacías, dispersa a los soberbios y muestra su misericordia con aquellos que le temen cf.

Lc 1, Acogiendo estos sentimientos del corazón de María, de la profundidad de su fe, expresada en las palabras del « Magnificat », los discípulos de Cristo están llamados a renovar en sí mismos, cada vez mejor, « la conciencia de que no se puede separar la verdad sobre Dios que salva, sobre Dios que es fuente de todo don, de la manifestación de su amor preferencial por los pobres y los humildes, que, cantado en el Magnificat , se encuentra luego expresado en las palabras y obras de Jesús ».

CAPÍTULO SEGUNDO. a La Iglesia, morada de Dios con los hombres. La Iglesia es entre los hombres la tienda del encuentro con Dios —« la morada de Dios con los hombres » Ap 21,3 —, de modo que el hombre no está solo, perdido o temeroso en su esfuerzo por humanizar el mundo, sino que encuentra apoyo en el amor redentor de Cristo.

La Iglesia es servidora de la salvación no en abstracto o en sentido meramente espiritual, sino en el contexto de la historia y del mundo en que el hombre vive, 74 donde lo encuentra el amor de Dios y la vocación de corresponder al proyecto divino. El con-vivir en la red de nexos que aúna entre sí individuos, familias y grupos intermedios, en relaciones de encuentro, de comunicación y de intercambio, asegura una mejor calidad de vida.

El bien común, que los hombres buscan y consiguen formando la comunidad social, es garantía del bien personal, familiar y asociativo. Al hombre « insertado en la compleja trama de relaciones de la sociedad moderna », 76 la Iglesia se dirige con su doctrina social.

b Fecundar y fermentar la sociedad con el Evangelio. No se trata simplemente de alcanzar al hombre en la sociedad —el hombre como destinatario del anuncio evangélico—, sino de fecundar y fermentar la sociedad misma con el Evangelio. La convivencia social a menudo determina la calidad de vida y por ello las condiciones en las que cada hombre y cada mujer se comprenden a sí mismos y deciden acerca de sí mismos y de su propia vocación.

Por esta razón, la Iglesia no es indiferente a todo lo que en la sociedad se decide, se produce y se vive, a la calidad moral, es decir, auténticamente humana y humanizadora, de la vida social. La sociedad y con ella la política, la economía, el trabajo, el derecho, la cultura no constituyen un ámbito meramente secular y mundano, y por ello marginal y extraño al mensaje y a la economía de la salvación.

La sociedad, en efecto, con todo lo que en ella se realiza, atañe al hombre. Es esa la sociedad de los hombres, que son « el camino primero y fundamental de la Iglesia ». Actualiza en los acontecimientos históricos el mensaje de liberación y redención de Cristo, el Evangelio del Reino.

La Iglesia, anunciando el Evangelio, « enseña al hombre, en nombre de Cristo, su dignidad propia y su vocación a la comunión de las personas; y le descubre las exigencias de la justicia y de la paz, conformes a la sabiduría divina ». En cuanto Evangelio que resuena mediante la Iglesia en el hoy del hombre , 81 la doctrina social es palabra que libera.

Esto significa que posee la eficacia de verdad y de gracia del Espíritu de Dios, que penetra los corazones, disponiéndolos a cultivar pensamientos y proyectos de amor, de justicia, de libertad y de paz.

Evangelizar el ámbito social significa infundir en el corazón de los hombres la carga de significado y de liberación del Evangelio, para promover así una sociedad a medida del hombre en cuanto que es a medida de Cristo: es construir una ciudad del hombre más humana porque es más conforme al Reino de Dios.

La redención realizada por Cristo y confiada a la misión salvífica de la Iglesia es ciertamente de orden sobrenatural. Esta dimensión no es expresión limitativa, sino integral de la salvación. Gn 1, —el mundo que, entrando el pecado, está sujeto a la vanidad Rm 8,20; cf.

Así como en el hombre-Adán este vínculo quedó roto, así en el Hombre-Cristo ha quedado unido de nuevo cf. Rm 5, ». El hombre recibe este Amor en la totalidad de su ser: corporal y espiritual, en relación solidaria con los demás. Todo el hombre —no un alma separada o un ser cerrado en su individualidad, sino la persona y la sociedad de las personas— está implicado en la economía salvífica del Evangelio.

Portadora del mensaje de Encarnación y de Redención del Evangelio, la Iglesia no puede recorrer otra vía: con su doctrina social y con la acción eficaz que de ella deriva, no sólo no diluye su rostro y su misión, sino que es fiel a Cristo y se revela a los hombres como « sacramento universal de salvación ».

c Doctrina social, evangelización y promoción humana. Todo lo que atañe a la comunidad de los hombres —situaciones y problemas relacionados con la justicia, la liberación, el desarrollo, las relaciones entre los pueblos, la paz—, no es ajeno a la evangelización; ésta no sería completa si no tuviese en cuenta la mutua conexión que se presenta constantemente entre el Evangelio y la vida concreta, personal y social del hombre.

Lazos de orden teológico, ya que no se puede disociar el plan de la creación del plan de la redención, que llega hasta situaciones muy concretas de injusticia, a la que hay que combatir, y de justicia, que hay que restaurar.

Vínculos de orden eminentemente evangélico como es el de la caridad: en efecto, ¿cómo proclamar el mandamiento nuevo sin promover, mediante la justicia y la paz, el verdadero, el auténtico crecimiento del hombre?

Por eso, esta doctrina es un camino peculiar para el ejercicio del ministerio de la Palabra y de la función profética de la Iglesia. El fin que le asignó es de orden religioso. Pero precisamente de esta misma misión religiosa derivan funciones, luces y energías que pueden servir para establecer y consolidar la comunidad humana según la ley divina ».

La Iglesia tiene la competencia que le viene del Evangelio : del mensaje de liberación del hombre anunciado y testimoniado por el Hijo de Dios hecho hombre. d Derecho y deber de la Iglesia.

No existen otras finalidades que intenten arrogarse o invadir competencias ajenas, descuidando las propias, o perseguir objetivos extraños a su misión.

Esta misión configura el derecho y el deber de la Iglesia a elaborar una doctrina social propia y a renovar con ella la sociedad y sus estructuras, mediante las responsabilidades y las tareas que esta doctrina suscita.

Mt 7,24; Lc 6,; Jn 14, Aunque sean seculares, éstas tienen como sujeto al hombre, es decir, a aquel que Dios llama, mediante la Iglesia, a participar de su don salvífico. Al don de la salvación, el hombre debe corresponder no sólo con una adhesión parcial, abstracta o de palabra, sino con toda su vida, según todas las relaciones que la connotan, en modo de no abandonar nada a un ámbito profano y mundano, irrelevante o extraño a la salvación.

Por esto la doctrina social no es para la Iglesia un privilegio, una digresión, una ventaja o una injerencia: es su derecho a evangelizar el ámbito social , es decir, a hacer resonar la palabra liberadora del Evangelio en el complejo mundo de la producción, del trabajo, de la empresa, de la finanza, del comercio, de la política, de la jurisprudencia, de la cultura, de las comunicaciones sociales, en el que el hombre vive.

La amonestación que San Pablo se dirige a sí mismo resuena en la conciencia de la Iglesia como un llamado a recorrer todas las vías de la evangelización; no sólo aquellas que atañen a las conciencias individuales, sino también aquellas que se refieren a las instituciones públicas: por un lado no se debe « reducir erróneamente el hecho religioso a la esfera meramente privada », 96 por otro lado no se puede orientar el mensaje cristiano hacia una salvación puramente ultraterrena, incapaz de iluminar su presencia en la tierra.

Por la relevancia pública del Evangelio y de la fe y por los efectos perversos de la injusticia, es decir del pecado, la Iglesia no puede permanecer indiferente ante las vicisitudes sociales : 98 « es tarea de la Iglesia anunciar siempre y en todas partes los principios morales acerca del orden social, así como pronunciar un juicio sobre cualquier realidad humana, en cuanto lo exijan los derechos fundamentales de la persona o la salvación de las almas ».

a Un conocimiento iluminado por la fe. Esta génesis explica el hecho de que hayan podido darse algunas oscilaciones acerca de la naturaleza, el método y la estructura epistemológica de la doctrina social de la Iglesia.

Una clarificación decisiva en este sentido la encontramos, precedida por una significativa indicación en la « Laborem exercens » , en la encíclica « Sollicitudo rei socialis »: la doctrina social de la Iglesia « no pertenece al ámbito de la ideología, sino al de la teología y especialmente de la teología moral ».

No es un sistema ideológico o pragmático, que tiende a definir y componer las relaciones económicas, políticas y sociales, sino una categoría propia : es « la cuidadosa formulación del resultado de una atenta reflexión sobre las complejas realidades de la vida del hombre en la sociedad y en el contexto internacional, a la luz de la fe y de la tradición eclesial.

Su objetivo principal es interpretar esas realidades, examinando su conformidad o diferencia con lo que el Evangelio enseña acerca del hombre y su vocación terrena y, a la vez, trascendente, para orientar en consecuencia la conducta cristiana ».

Estos tres niveles definen implícitamente también el método propio y la estructura epistemológica específica de la doctrina social de la Iglesia. De esta fuente, que viene de lo alto, obtiene la inspiración y la luz para comprender, juzgar y orientar la experiencia humana y la historia.

En primer lugar y por encima de todo está el proyecto de Dios sobre la creación y, en particular, sobre la vida y el destino del hombre, llamado a la comunión trinitaria. La fe, que acoge la palabra divina y la pone en práctica, interacciona eficazmente con la razón.

La inteligencia de la fe, en particular de la fe orientada a la praxis, es estructurada por la razón y se sirve de todas las aportaciones que ésta le ofrece. También la doctrina social, en cuanto saber aplicado a la contingencia y a la historicidad de la praxis, conjuga a la vez « fides et ratio » y es expresión elocuente de su fecunda relación.

El conocimiento de fe comprende y dirige la vida del hombre a la luz del misterio histórico-salvífico, del revelarse y donarse de Dios en Cristo por nosotros los hombres. La inteligencia de la fe incluye la razón, mediante la cual ésta, dentro de sus límites, explica y comprende la verdad revelada y la integra con la verdad de la naturaleza humana, según el proyecto divino expresado por la creación, es decir, la verdad integral de la persona en cuanto ser espiritual y corpóreo, en relación con Dios, con los demás seres humanos y con las demás criaturas.

La centralidad del misterio de Cristo, por tanto, no debilita ni excluye el papel de la razón y por lo mismo no priva a la doctrina social de la Iglesia de plausibilidad racional y, por tanto, de su destinación universal. Ya que el misterio de Cristo ilumina el misterio del hombre, la razón da plenitud de sentido a la comprensión de la dignidad humana y de las exigencias morales que la tutelan.

La doctrina social es un conocimiento iluminado por la fe, que —precisamente porque es tal— expresa una mayor capacidad de entendimiento. Da razón a todos de las verdades que afirma y de los deberes que comporta: puede hallar acogida y ser compartida por todos.

b En diálogo cordial con todos los saberes. Mediante la razón, la doctrina social asume la filosofía en su misma lógica interna, es decir, en la argumentación que le es propia. Afirmar que la doctrina social debe encuadrarse en la teología más que en la filosofía, no significa ignorar o subestimar la función y el aporte filosófico.

Europa reaccionaba lenta y defensivamente ante los cambios, tratando de defender lo que ya tenía más que de buscar lo que podía llegar a tener. Sus grupos de poder —entre los cuales los sindicatos, así como las asociaciones profesionales y empresariales, desempeñan un papel destacado— optaron por la protección de sus intereses y sus así llamados derechos , incluso al precio de unas altas tasas permanentes de desempleo y un crecimiento comparativamente lento.

Esta actitud se plasmó en una extensa maraña regulatoria y en el desarrollo acelerado de grandes Estados intervencionistas , cuya función fundamental era garantizar el statu quo y una serie de derechos que la población europea supuestamente ya había adquirido de una vez y para siempre.

El denominado Estado de Bienestar creció desmesuradamente desde la década del 70, hasta transformarse en el corazón de lo que se conoció como Modelo Social Europeo. El gran Estado se distinguió por los altísimos impuestos que imponía a fin de ampliar su poder sobre la sociedad y garantizar derechos y privilegios.

En resumidas cuentas: el Estado había pasado a ser el eje de los procesos económicos y sociales de Europa Occidental. Todo ello llevó a una serie de problemas, como la pérdida de incentivos para trabajar o invertir en educación que se genera cuando los impuestos castigan fuertemente y de manera progresiva los réditos del trabajo.

Pero aun más decisivo en el largo plazo es que las regulaciones defensivas, en particular las relativas al mercado laboral, así como los altos impuestos dificultaban y penalizaban severamente el esfuerzo emprendedor de la población europea, su voluntad de crear cosas nuevas, particularmente en el terreno de la economía del conocimiento y la información.

Así, la política económica europea se orientó más a defender y distribuir la ya creada que a fomentar la creación de nueva riqueza. Se hizo por ello conservadora y plasmó una fuerte aversión al riego. Esta forma de actuar terminó transformándose en una verdadera cultura de seguridad ante todo y de derechos adquiridos, derechos universales sin relación directa con el deber o el esfuerzo, lo que hace que se pierda el vínculo entre lo que se hace y lo que se logra, entre la responsabilidad individual y lo que se puede obtener de la vida.

Todas esas relaciones fundamentales, y los valores sobre los que se fundan, se fueron perdiendo en Europa. Las nuevas generaciones crecieron dentro de la cultura de los derechos y fueron a una escuela que les enseñó que la vida era un juego y que no tenían que preocuparse mucho por el futuro, porque existía alguien, el Estado del Bienestar, que se responsabilizaba de su prosperidad.

Estos son los indignados , esos niñatos destetados que hoy vemos en las plazas de Europa Occidental, pidiendo derechos que ya nadie puede darles. Son las grandes víctimas de las promesas vanas del Estado del Bienestar y su desilusión es manifiesta, así como también lo es su creciente frustración.

Nacieron bajo el síndrome del almuerzo gratis y el progreso asegurado por otros , y su embotamiento mental les impide comprender cosas tan evidentes como que todo derecho tiene un costo, y que ese costo se llama deber, esfuerzo duro y cotidiano, responsabilidad personal y voluntad innovadora.

Para ilustrar concretamente lo que este desarrollo europeo ha significado en pérdida de capacidad generadora de riqueza bastan dos cifras: 26 son las empresas que se han creado en California desde el año y que están hoy dentro de las mayores del mundo.

Europa, con sus más de millones de habitantes, sólo puede aportar una compañía a la misma lista. He aquí el resultado condensado de unas estructuras y una cultura que no premian el esfuerzo, el emprendimiento, que no aplauden el enriquecimiento legítimo y hacen de la defensa del statu quo y la redistribución igualitarista su principal afán.

Descargo de responsabilidad Prrosperidad En todas Aeegurada publicaciones y ¡Dinero en efectivo ahora!, Military Review Prosperidad Insuperable Asegurada información profesional. Sin embargo, las Prosperidad Insuperable Asegurada expresadas en ella son Insuperxble de los Asegursda y no son necesariamente las de Army University, el Departamento del Ejército Prosperidac cualquier otra agencia del gobierno de EUA. Descargar PDF. Arriba: Una pantalla de captura del sitio web de Norse, que monitorea los esfuerzos globales en tiempo real por hackers para entrar ilícitamente en las bases de datos internacionales, destaca el conflicto cibernético entre China y Estados Unidos. Los hackers apoyados por China encabezan el mundo en el número de ataques contra otras naciones, incluyendo contra Estados Unidos, que es el blanco más frecuente de los ataques en el internet. COMPENDIO Prlsperidad LA DOCTRINA SOCIAL Prosperidas LA Rumores sobre bingo. A Prosperidad Insuperable Asegurada Aseguradz II MAESTRO DE DOCTRINA SOCIAL TESTIGO EVANGÉLICO DE JUSTICIA Y DE PAZ. Siglas Abreviaturas bíblicas Carta del Card. Angelo Sodano Presentación. a Al alba del tercer milenio b El significado del documento c Al servicio de la verdad plena del hombre d Bajo el signo de la solidaridad, del respeto y del amor. CAPÍTULO PRIMERO EL DESIGNIO DE AMOR DE DIOS PARA LA HUMANIDAD. Prosperidad Insuperable Asegurada

Prosperidad Insuperable Asegurada -

El cibernético representa un dominio aún más amenazante. El exsecretario de Defensa Leon Panetta advirtió de un «Pearl Harbor cibernético» que traumatizaría y paralizaría la Nación 5. Dan Coats, el director de Inteligencia Nacional, en testimonio ante el Senado de EUA en , priorizó el dominio cibernético como la amenaza global más grave y declaró que, «Nuestros adversarios se están volviendo más adeptos en el uso del ciberespacio para amenazar nuestros intereses y fomentar sus propios y, a pesar de mejoras en la defensa cibernética, casi toda la información, redes de comunicaciones y sistemas estará en peligro por muchos años» 6.

En último lugar, Estados Unidos enfrenta las consecuencias de un gran cambio en el poder económico relativo. El auge de China desde las primeras reformas de Deng Xiaoping ha sido sin precedente; la revista The Economist lo denominó «la explosión de creación de riqueza más dinámica en la historia humana» 7.

China ha llegado a ser la nación más poderosa en la fabricación y comercio y su producto interno bruto ocupa el segundo lugar en el mundo, el más grande si se mide por la paridad de poder de compra 8. Este cambio de poder económico se ha tornado aún más inquietante para Estados Unidos en virtud de la crisis económica de La recuperación de la crisis ha sido lenta y constante, pero los daños ocasionados a las percepciones han disminuido mucho la eficacia del poder relacional de EUA—la capacidad de dominar o coaccionar 9.

China, por otra parte, se aprovechado mucho de estas nuevas circunstancias y es descrita a China como el «practicante principal de la geoeconomía» y un «maestro» jugando el nuevo juego económico La guerra de información, la ciberguerra y la competencia económica internacional no necesariamente son planteamientos o métodos nuevos para que los Estados busquen objetivos de seguridad nacional, pero el contexto en el cual que se aplican y la prominencia que han asumido son significativamente nuevos.

La tecnología de comunicaciones de información y las conexiones de redes sociales y la economía más ampliamente integrada y globalizada, junto con un deseo de evitar el poder militar asimétrico de EUA, han canalizado la oposición revisionista al orden internacional basado en las reglas apoyado por EUA en estos dominios no tradicionales.

Los contrincantes al orden existente se han tomado Sun Tzu a pecho e intentan ganar sin luchar. Operan en una zona gris, ahora familiar—«el lugar incómodo entre los concebimientos tradicionales de la guerra y la paz» Se han hecho muchos esfuerzos para analizar y posiblemente contrarrestar el impacto de las operaciones cibernéticas y de información, pero según Robert Blackwill y Jennifer Harris en su libro War by Other Means: Geoeconomics and Statecraft , publicado en , Estados Unidos a través de una «falta de memoria estratégica colectiva de gran escala» ha permitido que el campo global de geoeconomía se incline peligrosamente en su contra y, «a menos que se rectifique, solo crecerá el precio de sangre y tesoro que Estados Unidos pagará» Los autores pasan a afirmar que «más y más Estados están jugando la guerra geopolítica con activos, intentando con chequeras soberanas y otras herramientas económicas lograr objetivos estratégicos que en el pasado eran el dominio de la coerción o conquista militar» La pérdida de la memoria de EUA y una mayor voluntad de los poderes ascendentes de utilizar los instrumentos económicos para lograr fines geopolíticos significa que Estados Unidos debe reconsiderar y «reorientar su política exterior para lograr el éxito en una era importantemente definida por una proyección de poder económico» Sin importar su respuesta al argumento presentado en el presente artículo, todo profesional de seguridad nacional debe leer el libro War by Other Means.

Como declara Henry Kissinger en la contracubierta: «Robert Blackwill y Jennifer Harris prestan un servicio a los formuladores de política, recordándoles de la importancia de las herramientas geoeconómicas.

En un mundo afectado cada vez más por el poder económico, sus análisis merece una consideración concienzuda» Una motivación final a los lectores para ampliar su comprensión del nexo entre la economía y la seguridad nacional es proporcionada por Leslie Gelb:.

La mayoría de las naciones tocan sus tabores de política exterior en gran parte a ritmos económicos, menos Estados Unidos. La mayoría de las naciones definen sus intereses en gran parte en términos económicos y lidian principalmente con el poder económico, menos Estados Unidos.

La mayoría de las naciones ajustaron sus estrategias de seguridad nacional para centrarse en la seguridad económica, menos Estados Unidos.

Washington aún piensa principalmente de su seguridad en términos militares tradicionales y responde a las amenazas con medios militares. Por lo tanto, el desafío principal para Washington es recomponer su política exterior con un tema económico, mientras contrarresta las amenazas con nuevas maneras creativas Estados Unidos debe concentrarse en la oportunidad presentada por una economía global cada vez más interconectada, regida por instituciones y conjuntos de reglas que creamos y en que el poder económico inherente de EUA representan la postura más fuerte Blackwill y Harris abordan cuatro preguntas en su análisis, diseñado para mejorar la comprensión de la geoeconomía y pensamientos de la misma.

Es este artículo, se expandirá su respuesta a la primera pregunta; se destacará algunos puntos notables sobre una discusión muy minuciosa de los instrumentos geoeconómicos; se resumirá la discusión de la proeza geoeconómica de China, con unas advertencias, y disentirá la crítica de los autores sobre el rendimiento geoeconómico; y en último lugar, se desafiará sus conclusiones sobre la estrategia geoeconómica.

Antes de centrarnos en el qué, permítanos considerar brevemente por qué ha aumentado la importancia del concepto. El cambio en énfasis comenzó cuando se acababa la Guerra Fría.

En esta época, Edward Luttwark comentaba sobre la decreciente importancia del poder militar, observando que «los métodos de comercio estaban desplazando los métodos militares—con activos desechables en lugar de potencia de fuego, la innovación civil en lugar de avances técnico-militares, y penetración de mercados en lugar de guarniciones y bases militares» Escribiendo algunos años más tarde, Samuel Huntington sostuvo aumentar la importancia de las consideraciones económicas en las relaciones interestatales: «La actividad económica Es, de hecho, probablemente la fuente más importante del poder y, en un mundo en que el conflicto militar entre grandes Estados es poco probable, el poder económico será cada vez más importante para determinar la primacía o subordinación de Estados» El énfasis en el poder económico es aún más prevaleciente con los poderes ascendentes actuales, como observan Blackwill y Harris: «Los poderes ascendentes son cada vez más atraídos a instrumentos económicos como sus medios principales para proyectar la influencia y llevar a cabo el combate geopolítico en el siglo XXI» El primer factor que explica la creciente tendencia de concentrarse en los instrumentos económicos es la alternativa poca prometedora de desafiar a la primacía militar de EUA: «La lógica de desafiar a Estados Unidos en una guerra de gran escala es más remota» Los autores observan los escépticos en este punto y reconocen el programa de modernización militar de China en curso y el desafío de Rusia en la zona gris, pero concluyen que «nadie está apenas intentando desafiar a la primacía militar estadounidense de manera integral» Un segundo factor es que muchos Estados ascendentes han adoptado varios niveles de capitalismo estatal y, por lo tanto, tienen los medios económicos a su disposición para seguir objetivos geopolíticos y desafiar aspectos específicos del sistema internacional existente.

El capitalismo estatal representa una estructura económica híbrida en que grandes segmentos de la economía son controlados por el Estado pero operan lado a lado con un sector privado principalmente orientado al mercado. China es el practicante principal, y según la revista The Economist , los chinos «piensan que han rediseñado el capitalismo para hacerlo funcionar mejor y un creciente número de líderes del mundo en vías de desarrollo están de acuerdo con ellos» El control del Estado se ejerce a través de empresas nacionales de petróleo y gas, empresas de propiedad del Estado SOE , campeones nacionales patrocinados por el Estado, fondos de riqueza del Estado SWF y bancos controlados por el Estado.

A diferencia de los Estados que operan con un componente significativo de propiedad estatal en su economía, gran parte del poder económico occidental es controlada por el sector privado.

Los cálculos de ganancias y pérdidas del sector privado que son impulsados por el mercado hacen poco probable que estas empresas respondan de acuerdo con los objetivos geopolíticos.

El factor final es la economía global cada vez más integrada. A pesar de la creciente reacción populista contra la globalización, la versión del siglo XXI sigue sana y salva Los impulsores subyacentes de la globalización aún existen: reducidos costos de transporte, la revolución de tecnología de información y un mayor nivel de interconexión, mercados de capital relajados, la proliferación de acuerdos de libre comercio y organizaciones que regulan el comercio internacional tal como la Organización Mundial de Comercio De hecho, las economías nacionales son aún más integradas porque la fabricación ha sido desagregada, convertida en productos y dependiente de cadena de abastos globales integrados de componentes intermedios La creciente interdependencia de las economías nacionales a través de la globalización crean una variedad de grados de dependencia y vulnerabilidad y, según Joseph Nye, «La manipulación de las asimetrías de interdependencia es una dimensión importante del poder económico» Todos estos factores funcionan en conjunto para generar una mayor inclinación para que los Estados usen los instrumentos de poder económicos como su primera opción.

Para captar esta tendencia emergente de dependencia estatal en el poder económico, Luttwark acuñó por primera vez el término «geoeconomía» en su ensayo «From Geopolitics to Geo-Economics», publicado en Él declara, «La geoeconomía es el mejor término que puedo imaginar para describir la mezcla de la lógica del conflicto con los métodos del comercio—o como Clausewitz hubiera escrito, la lógica de la guerra en la gramática del comercio» Desde ese entonces, el término se ha tornado un poco confuso, y Blackwill y Harris quisieron clarificar el concepto y concentrar su enfoque.

Por lo tanto, ellos presentan la siguiente definición:. La geoeconomía: El uso de instrumentos económicos para promover y defender los intereses nacionales y producir resultados geopolíticos beneficiosos; y los efectos de las acciones económicas de otras naciones en las metas geopolíticas de un país El paradigma de desarrollo económico usado por China difiere mucho de lo usado por Estados Unidos, que depende del concepto de crecimiento económico que surge primordialmente de la inversión privada.

A la inversa, China opera como un Estado empresarial y economía de mando que depende mucho de inversión estatal selecta ara gestionar el camino de crecimiento económico y comercio.

Consecuentemente, el gobierno chino participa directamente en la formación de políticas económicas estratégicas que tratan a rivales económicos como enemigos económicos en realidad. Foto: cortesía de Wikimedia Commons; gráfica por Arin Burgess, Military Review. Los autores indican que su análisis se centra en el segundo elemento de esta definición, el uso de los instrumentos económicos como medios para lograr los fines geopolíticos.

Antes de profundizar en el análisis de los aspectos económicos del arte de gobernar, es importante considerar brevemente el alcance de la relación entre el poder económico y la geopolítica. Tres dimensiones específicas son relevantes en esta consideración: el rendimiento macroeconómico de una nación, la política económica internacional y los instrumentos económicos que se aplican en búsqueda de fines geopolíticos el énfasis del libro War by Other Means.

El análisis histórico clásico de este principio es The Rise and Fall of Great Powers de Paul Kennedy, en que concluye que un gran poder necesita una «base económica floreciente» Tanto el presidente Barack Obama, con su énfasis en el desarrollo nacional interno, como el presidente Donald Trump y su enfoque «Que América vuelva a ser grande» reconocen la necesidad de sostener y fortalecer una fuerte economía interna.

Las políticas que generan el crecimiento económico se comunican a través de decisiones presupuestarias que dirigen la generación de ingresos y asignación de recursos y financiamiento firme de las actividades del gobierno Los últimos tres Jefes de Estado Mayor Conjunto han expresado preocupación con estos asuntos.

El almirante Mike Mullen sostuvo que «nuestra deuda pública es la amenaza más grave a la seguridad nacional»; el general Martin Dempsey observó el surgimiento de asuntos económicos como una gran preocupación y tal vez un enfoque de su ocupación con los Jefes del Estado Mayor Conjunto; y el general Joseph Dunford ha expresado su preocupación con el impacto de la futura dinámica presupuestaria en los recursos de defensa Ninguna de estas preocupaciones ha sido resuelta porque el Acta de Control Presupuestario sigue en vigor y otro debate sobre la extensión de la deuda pública ocurrirá en el futuro cercano.

Instrumentos económicos Gráfica del autor; IFI: Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Bancos de Desarrollo Internacional, etcétera.

La segunda dimensión es la política económica internacional en que se usan los instrumentos económicos en apoyo de fines económicos. La diferencia entre la búsqueda de fines geopolíticos y económicos a veces puede ser poco definida; como reconocen Blackwill y Harris, «Los Estados pueden diseñar políticas geoeconómicas que simultáneamente avanzan múltiples intereses—geopolíticos, económicos y otros» Aunque algunos asuntos más contenciosos entre Estados Unidos y China podrían tener connotaciones geopolíticas, en realidad son centrados en resultados económicos.

Dos asuntos que inmediatamente vienen a la mente son el robo de propiedad intelectual facilitado por el espionaje económico fomentado por medios cibernéticos, la falta de derechos de propiedad intelectual IPR y las torpes políticas transferencia de tecnología; y el asunto estrechamente relacionado de la política industrial así como el apoyo chino continuo que se da a los campeones nacionales.

Trump anunció en una «política de cero tolerancia con respecto al robo de propiedad intelectual y la transferencia de tecnología forzosa», y exigió un investigación del impacto de las prácticas chinas en el comercio estadounidense.

Los asuntos de IPR y transferencia de tecnología se filtran en la política industrial muy activa de China: «Mientras el gobierno de China intenta hacer el país un líder mundial en las industrias centradas en la tecnología tales como los semiconductores, vehículos autónomos y biotecnología, el temor es que saqueará las joyas intelectuales de sus socios extranjeros, y se deshará de ellos» Hace dos años, China comenzó su iniciativa industrial más reciente, «Hecho en China », que se orienta hacia diez sectores industriales clave con la meta de avanzar estos sectores a la partes más altas de la cadena de producción global Un titular del periódico Wall Street Journal de destaca la intensidad de la competencia global subsiguiente relacionada con la política industrial de China: «China Unleashes A Chip War: The Global Semiconductor Industry is Succumbing to Fierce Nationalistic Competition» Los chinos usan un fondo respaldado por el gobierno, uno de medios geoeconómicos típicos antes mencionados, en sus esfuerzos para dominar esta industria crítica La competencia geopolítica creciente impulsada por los medios económicos es acompañada por una competencia económica de igual intensidad, impulsada por estos mismos medios.

Como observó un grupo de expertos prominente de Australia en un informe reciente, «si quiere comprender muchos de los acontecimientos estratégicos más importantes que el mundo enfrenta en las venideras décadas, tendrá que dedicar suficiente tiempo para pensar sobre lo que pasa en la economía internacional» En un sentido más amplio, el poder económico y los instrumentos geoeconómicos refuerzan la seguridad nacional de un país, contribuyendo a una economía fuerte, permitiendo una política económica internacional eficaz y volviendo al enfoque de los autores, la tercera dimensión de la geoeconomía, la aplicación del arte de gobernar para lograr los objetivos geopolíticos.

El arte de gobernar se refiere a los medios a través de los cuales los gobiernos buscan lograr los objetivos de su política exterior y puede ser clasificado en cuatro instrumentos principales: la diplomacia negociaciones y acuerdos , información palabras y propaganda , fuerza militar armas y violencia y economía bienes y dinero La antigua secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton, en una serie de discursos sobre el tema del arte de gobernar económico, identificó dos partes, la primera es «cómo aprovechamos las fuerzas y usamos las herramientas de la económico global para fortalecer nuestra diplomacia y presencia en el extranjero»—aplicando los medios económicos para lograr fines geopolíticos.

La segunda parte es transformar los fines geopolíticos en medios para ayudar a lograr los fines de prosperidad económica interna Blackwill y Harris enumeran siete herramientas adecuadas para la aplicación geopolítica: la política de comercio, política de inversión, sanciones económicas y financieras, política financiera y monetaria, asistencia, cibernético y energía, activos Las primeras cinco herramientas son fácilmente reconocidas como actividades económicas, la energía y activos también pudieran ser considerados como una subconjunto de la política de comercio—tal vez representando una categoría crítica de bienes comerciables.

La inclusión de medios cibernéticos como instrumento económico parece ser un poco problemática. Se muestran los instrumentos económicos estándares en la figura en la página XX , destacando varias aplicaciones normalmente diseñadas para proporcionar incentivos o acciones negativas.

Frecuentemente se refieren a las acciones negativas como medidas económicas coercitivas El comercio sigue siendo tal vez la herramienta económica más fácilmente aplicada como incentivo positivo a través de acuerdos de comercio libre negociados y a través de las relaciones de comercio normales otorgadas por la membresía casi universal en la Organización Mundial de Comercio, y como un instrumento coercitivo tales como sanciones que niegan el flujo libre de bienes.

Los acuerdos de comercio libre continúan proliferando, tanto bilateral como regionalmente, con objetivos que se centran predominantemente en asuntos económicos, aunque los efectos geopolíticos residuales de mejores relaciones económicas siempre son posibles.

Las sanciones coercitivas que imponen embargos contra el flujo libre de bienes y servicios siguen siendo una característica principal del arte de gobernar económico, a pesar de un fuerte consenso de que no funcionan.

Los efectos humanitarios negativos de las sanciones integrales impuestas por las Naciones Unidas contra Irak en la década de los años llevaron al desarrollo de sanciones enfocadas contra personas y grupos específicos. Las sanciones enfocadas, también conocidas como sanciones inteligentes, incluyeron «congelación de activos, prohibiciones de viajar, restricciones en artículos de lujo y embargos de armas» Los países en vías de desarrollo que necesitan fondos para el crecimiento hoy en día recurren a los mercados internacionales para la gran mayoría de sus necesidades.

Tom Friedman describe la combinación de inversionistas de corto plazo y entidades multinacionales que invierten a largo plazo inversión directa extranjera [FDI] como la «manada electrónica», y los mercados que actúan como intermediarios en estas inversiones como los «supermercados».

Él concluye que los «supermercados han reemplazado a las superpotencias como fuentes de fondos para el crecimiento» La mayoría de la FDI se basa en decisiones impulsadas por el mercado y, por lo tanto, su sola consideración geopolítica es la estabilidad del mercado que entran.

Sin embargo, la llegada de grandes y crecientes SOE y SWF, y bancos de propiedad estatales internacionalmente activos han comenzado a inclinar la balanza en contra de la toma de decisiones basada en principios puros de mercado.

Blackwill y Harris observan que «las SOE son mucho más políticamente flexibles que la mayoría de las empresas privadas», y los motivos geopolíticos también pueden funcionar con SWF específicos Las empresas y naciones occidentales piden franqueza en la toma de decisiones financieras para garantizar que se hagan las inversiones «basadas en la lógica económica impulsada por el mercado», y se supone que los SWF cumplan con los Principios de Santiago que son concebidos para «aumentar la franqueza y proteger contra las inversiones políticas», pero el nivel de propiedad estatal en estas instituciones no puede evitar «proveerles con palancas políticas inigualables» Además de la posibilidad muy real del apalancamiento geopolítico relacionado con la inversión en el exterior, el control de un país sobre la inversión que proviene del exterior podría actuar de manera similar.

Un país podría negar el acceso a sectores críticos, controlar el grado permitido de propiedad extranjera, o llevar a cabo la aprobación según el caso para las inversiones extranjeras basado en consideraciones de seguridad, que podrían ser reales o fingidas Las sanciones financieras representan el siguiente paso en la evolución de los regímenes de sanciones; se conciben para restringir el acceso al sistema bancario global y los mercados de capital internacionales Después del S, Estados Unidos llevó a cabo un esfuerzo coordinado para ir en busca de financiamiento terrorista y, con el tiempo, convenció a la Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Internacionales SWIFT , que es un sistema de mensajes de casa de clarificación con un monopolio virtual como un cuadro de distribución del sistema financiero internacional, a cooperar.

Este tema será discutido con más detalle en la siguiente sección. Parecida a la potencia de las sanciones financieras basadas en la ubicuidad del dólar estadounidense, la eficacia de la política financiera y monetaria como una herramienta de geoeconomía es en gran parte dependiente del rol de la moneda del país en el sistema monetario internacional.

Las guerras de monedas se luchan entre bancos centrales, ya sea manipulando sus monedas para lograr una ventaja competitiva o llevando a cabo una política monetaria interna no convencional a través de la implementación de programas de expansión monetaria cuantitativa O, un banco central que discute el fin de la expansión monetaria cuantitativa podría causar que las tasas de interés en los mercados emergentes suban, resultando en asuntos de refinanciación de la deuda.

Una serie de acontecimientos similar precedió el colapso del gobierno de Víctor Yanukovych en Ucrania en , que resultó en la crisis geopolítica más grave en Europa desde el fin de la Guerra Fría Este es un tema muy importante y complejo.

La amplia presencia global actual del dólar estadounidense completamente respalda la fortaleza de la economía de EUA y la capacidad del gobierno de EUA de sostener su deuda pública creciente, y permite una gran aplicación de herramientas geoeconómicas.

El renminbi chino RMB tal vez es un rival prometedor, pero las posibilidades de su éxito no están a su favor. Volveremos a discutir el dólar y el RMB es la siguiente sección La asistencia económica consta de ayuda militar, ayuda humanitaria y asistencia de desarrollo económico bilateral, también conocida como la asistencia de desarrollo oficial ODA.

Es suficientemente claro que puede haber condiciones geopolíticas significativas conectadas con la ODA, y además de China, otros actores geopolíticos grandes que usan este instrumento incluyen los miembros del Consejo de Cooperación del Golfo y Japón.

China ha usado la ODA para obtener adherentes en todas partes de África y América Latina para la política de una China, y también es conocido por proporcionar la ayuda sin condiciones que no impone las consideraciones difíciles de buena gobernanza o requerimientos que exigen progresos en los derechos humanos.

También hay una multitud de bancos de desarrollo estatales que han comenzado a competir con la formación existente de bancos de desarrollo creados y respaldados por el Occidente Las políticas nacionales que gobiernan la energía y activos podrían ser consideradas como un ejemplo de la política de comercio, pero Blackwill y Harris optan por destacar estos como un instrumento colectivo distinto.

Los recursos energéticos que consisten en el petróleo y gas natural sin lugar a dudas representan recursos críticos necesarios para manejar la economía global, y desde el establecimiento de la Organización de Países Exportadores de Petróleo OPEP , las implicaciones geopolíticas del comercio energético han sido muy evidentes.

La preocupación clave es la seguridad energética: disponibilidad a un precio razonable Los Estados que dependen de importaciones buscan a mitigar su vulnerabilidad a través de diversificación tanto de fuente como la ruta de tránsito El actor geopolítico más grande en este sector es Rusia, el cual ha hecho interrupciones en la entrega de gas natural varias veces a principios de este siglo A pesar de las muchas disputas geopolíticas que podrían parecer como candidatos principales para acciones geoeconómicas, el mercado energético robusto y globalmente integrado, permeado por suministros incrementados cortesía de los constantes avances en la tecnología e innovación, parecen haber dado al mercado una ventaja Esto no significa que la geopolítica es completamente separada del sector energético, pero los grandes suministradores reconocen su fuerte interés en demostrar la fiabilidad a sus clientes, de lo contrario incentivan la búsqueda; de fuentes alternas.

Blackwill y Harris dedican un capítulo completo a la «geoeconomía de la revolución energética de Norteamérica» y concluyen que Estados Unidos estará en una posición fuerte para apoyar a sus aliados y amigos en contrarrestar las presiones geoeconómicas impuestas por sus adversarios, para interactuar con China y Asia en una infraestructura energética ampliada que ofrece la exportación de gas natural licuado y petróleo, y sostener la economía global hasta los finales del siglo XXI El instrumento final es el cibernético.

Los autores incluyen una sección extensa para discutir y ofrecer ejemplos recientes de ataques cibernéticos. Observan que no todos los ataques cibernéticos son geoeconómicos y, por ende, proponen una definición muy específica: «Los ataques cibernéticos geoeconómicos son los que usan los mecanismos de mercado económicos o financieros y que buscan imponer costos económicos como parte de una agenda geopolítica más grande» Sin embargo, parece que esta definición se desvía del planteamiento más estrecho antes especificado: los instrumentos económicos como medios para lograr fines geopolíticos.

Los ataques cibernéticos diseñados para causar daños económicos que, a su vez, puede apoyar un objetivo geopolítico son parecidos a un ejemplo citado en su libro que bombardear una fábrica «debe ser excluido de todo concebimiento de la geoeconomía» Un ataque cibernético contra infraestructura crítica sin lugar a dudas puede causar daños a una economía, pero no es la aplicación de medios económicos para lograr un fin geopolítico La preocupación con el robo de IPR ya ha sido discutida, pero como antes mencionado, parece que estos ataques son llevados a cabo para fines económicos.

Los ataques cibernéticos claramente representan una amenaza de seguridad significativa y, en muchos casos, estos ataques seleccionan componentes importantes de la infraestructura económica y la industria, pero el análisis de este aspecto del arte de gobernar debe tener su propia plataforma y no necesariamente debe ser considerado un acontecimiento geoeconómico.

En la siguiente importante sección de War by Other Means , se analiza el rendimiento geoeconómico de China y Estados Unidos.

Debe ser evidente que hay gran número de practicantes geoeconómicos que ejercen su negocio es decir, Rusia y el Consejo de Cooperación del Golfo , pero parece conveniente concentrarse en China y Estados Unidos, dado que es probable que la relación entre estas naciones defina el siglo XXI.

Puesto que China se encuentra casi a la par con Estados Unidos en el dominio geoeconómico, la competencia entre estas dos naciones se materializará en el ámbito geoeconómico Según Blackwill y Harris, hay cuatro características estructurales, o dotaciones geoeconómicas, que dictan la eficacia y el grado de influencia económica que los países pueden lograr a través del uso de instrumentos geoeconómicos.

El primer instrumento es la capacidad de controlar la inversión hacia afuera. Los países con grandes sectores financieros estatales es decir, las SOE, SWF y bancos estatales tienen una ventaja clara El segundo es el tamaño y capacidad de controlar el acceso al mercado interno de un país.

Toda empresa desea ser exitosa en los mercados más grandes de consumidores y frecuentemente hará todo posible para cumplir con las exigencias del gobierno tales como transferencias de tecnología, alianzas estratégicas y el establecimiento de centros de investigación y desarrollo.

El tercer instrumento es la influencia que se ejerce sobre los flujos de activos y energía, y el cuarto es la presencia global de la moneda de un país Como será mostrado, China tiene algunas ventajas importantes en el ámbito geoeconómico, pero tal vez no tan dominantes como sostienen los autores.

Blackwill y Harris usan seis estudios de caso para demonstrar la proeza geoeconómica de China y apoyar su afirmación de que «Beijing desarrolla y ejerce su proyección de poder no principalmente a través del despliegue de medios militares salvo en los Mares Chinos del Este y Sur , sino a través de políticas geoeconómicas que coaccionan o incentivan a sus vecinos» Esto es especialmente interesante porque se enfrentan la segunda y tercera economías más grandes.

En , los chinos respondieron a una colisión marítima parando la exportación de metales de las tierras raras a Japón. China alegó que solo era una reducción del ritmo de procesamiento de pedidos de exportación debido al agotamiento de recursos y preocupaciones ambientales.

En aquel momento, China producía más del 90 por ciento de los suministros globales. Aunque esto tuvo un efecto admonitorio en Japón y otros consumidores de los metales de las tierras raras, un aumento de precios resultante inintencionadamente impulsó una reanudación de la producción de estos metales, disminuyendo así el monopolio y apalancamiento geopolítico de China.

Como se observó en un informe del Consejo de Relaciones Exteriores, «Con demasiada frecuencia, Beijing subestima las fuerzas del mercado» El segundo incidente ocurrió dos años más tarde en , cuando el gobierno japonés compró una de las islas disputadas y China respondió con disturbios nacionalistas que boicotearon los productos japoneses y forzó el cierre temporal de fabricantes japoneses en China.

Pero como escribió Richard Katz en la revista Foreign Affairs , la interrupción en la producción fue relativamente corta antes de que comenzara la producción mutua asegurada.

China necesitaba mucho lo que Japón vendía porque «el milagro económico impulsado por exportaciones de China depende de importaciones. China no puede cortar este flujo, o arriesgarse a interrumpirlo a través de conflicto, sin dejar incapacitada su economía» La interdependencia económica supera la geopolítica.

China también ha usado instrumentos geoeconómicos en el impasse con Taiwán. Ha usado la ayuda e inversión económica para rodear a Taiwán atrayendo a otras naciones a poner fin a las relaciones con la provincia disidente y apoyar las posiciones de China en las instituciones internacionales, aislando aún más a Taiwán.

También ha buscado la penetración a través de la liberalización de relaciones entre los dos países para incrementar la dependencia económica de Taiwán en China. Sin embargo, hay límites de la penetración de China porque «los ciudadanos taiwaneses se tornan extremadamente conscientes de su vulnerabilidad cada vez más profunda a la presión geoeconómica».

Pero a pesar de esta oposición, Blackwill y Harris concluyen que, «Beijing inevitablemente continuará usando las herramientas geoeconómicas para influir en Taipéi», en sus esfuerzos de guiar a la isla a la reunificación eventual Los incentivos geoeconómicos también están en acción en apoyo de la línea de demarcación en el Mar Chino del Sur SCS.

China ha llegado a ser el socio comercial más grande de todos los países circunvecinos, en la mayoría de casos desplazando a Estados Unidos. El paquete de préstamos e inversiones reciente de China ofrecido al presidente Rodrigo Duterte de las Filipinas es un ejemplo excelente de la geoeconomía en acción.

Así, la política económica europea se orientó más a defender y distribuir la ya creada que a fomentar la creación de nueva riqueza. Se hizo por ello conservadora y plasmó una fuerte aversión al riego. Esta forma de actuar terminó transformándose en una verdadera cultura de seguridad ante todo y de derechos adquiridos, derechos universales sin relación directa con el deber o el esfuerzo, lo que hace que se pierda el vínculo entre lo que se hace y lo que se logra, entre la responsabilidad individual y lo que se puede obtener de la vida.

Todas esas relaciones fundamentales, y los valores sobre los que se fundan, se fueron perdiendo en Europa. Las nuevas generaciones crecieron dentro de la cultura de los derechos y fueron a una escuela que les enseñó que la vida era un juego y que no tenían que preocuparse mucho por el futuro, porque existía alguien, el Estado del Bienestar, que se responsabilizaba de su prosperidad.

Estos son los indignados , esos niñatos destetados que hoy vemos en las plazas de Europa Occidental, pidiendo derechos que ya nadie puede darles. Son las grandes víctimas de las promesas vanas del Estado del Bienestar y su desilusión es manifiesta, así como también lo es su creciente frustración.

Nacieron bajo el síndrome del almuerzo gratis y el progreso asegurado por otros , y su embotamiento mental les impide comprender cosas tan evidentes como que todo derecho tiene un costo, y que ese costo se llama deber, esfuerzo duro y cotidiano, responsabilidad personal y voluntad innovadora.

Para ilustrar concretamente lo que este desarrollo europeo ha significado en pérdida de capacidad generadora de riqueza bastan dos cifras: 26 son las empresas que se han creado en California desde el año y que están hoy dentro de las mayores del mundo.

Europa, con sus más de millones de habitantes, sólo puede aportar una compañía a la misma lista. He aquí el resultado condensado de unas estructuras y una cultura que no premian el esfuerzo, el emprendimiento, que no aplauden el enriquecimiento legítimo y hacen de la defensa del statu quo y la redistribución igualitarista su principal afán.

Hay muchos ejemplos similares, como el medio millón de científicos, técnicos y emprendedores europeos de primera línea que han buscado en los Estados Unidos el lugar donde realizar sus sueños. Un reciente artículo de The Economist se hace referencia a los Este exilio empresarial y creativo de muchos de sus mejores talentos no solo le cuesta a Europa una pérdida significativa de prosperidad sino que en gran medida explica su cada vez mayor distanciamiento del liderazgo mundial.

Este es el precio que Europa se impone por seguir con su estúpida creencia de que puede mantener su bienestar castigando al trabajo, la creatividad, el emprendimiento y el éxito. El caso de Gérard Depardieu no es sino el último testimonio de esta lamentable estupidez.

Autores Blogs La Ilustración Liberal. Inicio Opinión Mauricio Rojas El síndrome Depardieu o la estupidez. Mauricio Rojas Seguir a MauricioRojasmr El síndrome Depardieu o la estupidez Europa está dando al mundo una lección insuperable de estupidez: está persiguiendo a sus talentos, combatiendo a quienes tienen éxito.

Prosperidad Este material est protegido Inspuerable Ley. Prosperidad Insuperable Asegurada Insupreable intelectual de David Angulo de Haro. El universo es infinito. Es pura energa. Todo lo que existe es una forma de energa.

Author: Dukus

3 thoughts on “Prosperidad Insuperable Asegurada

  1. Ich denke, dass Sie den Fehler zulassen. Ich kann die Position verteidigen. Schreiben Sie mir in PM.

Leave a comment

Yours email will be published. Important fields a marked *

Design by ThemesDNA.com